lunes, 29 de agosto de 2011

Presencia y práctica holística de la enfermera



Tras la lectura del post de Mírame a los ojos de mis chicos favoritos #loscuidando #losturroneros me ha llegado a la mente una reflexión que hace casi dos años hize sobre algo que siempre me ha preocupado dentro del cuidado enfermero y es la PRESENCIA. Lo que se ha debatido en este post tan magnífico ha sido la práctica holística de la enfermería algo que a menudo olvidamos. Así PRESENCIA es una intervención enfermera de la 5ª edición de la NIC Sobre dicha práctica holística hay varios autores que han debatido y aquí quisiera continuar las reflexiones y la primera pregunta es: ¿Qué elementos componen la práctica holística de la enfermera experta? Así Frish (1)establece 5 elementos o componentes de la práctica enfermera, en la tabla 1 adaptada por mí del autor puede verse los dominios y el uso en la práctica.

Esos 5 elementos son:
1. Conocimiento
2. Teoría
3. Expertise (Pericia)
4. Intuición
5. Creatividad

La presencia es esencial en la relación de cuidados, es la aplicación del arte de la enfermería. Más que el hecho de estar físicamente es la capacidad de empatizar, escuchar, reflexionar y observar, estar con el paciente en el momento y no en otro sitio.
Dossey y Guzzetta (2) describen la presencia como una forma de hacer lo siguiente:
- Acercamiento al individuo respetando su dignidad y esencia.
- Relación que implique más estar-con y en colaboración-con, qué hacerle tareas.
- Participación en una experiencia compartida (o campo de conciencia) que favorezca los potenciales curativos del propio paciente y la experiencia de bienestar
La presencia es un estado multidimensional que consiste en estar disponible en una situación de cuidados de forma holística. Es un intercambio Holistico, la toma de conciencia de una cualidad sagrada que opera dentro de una persona y que conecta con esa cualidad sagrada en otras personas.
McKivergin (3) describe tres niveles de la presencia holística enfermera:
1) Física: la esencia de la presencia física es estar ahí en la acción de la actividad física, implica la rutina de la enfermería como las intervenciones complejas. A este nivel se requiere conocimiento de la enfermería fundamental y pericia clínica técnica. El reto para la enfermera es llevar el foco al cuidado del paciente y apartar sus propias preocupaciones.
2) Psicológica: Estar con la persona, requiere un alto nivel de presencia, el uso terapéutico de uno mismo para ofrecer confort y apoyo al mismo tiempo que el uso psicosocial y de autoconocimiento experto y de pericia profesional para poder proveer una oportunidad al paciente para interpretar y encontrar un significado al evento vital
3) Terapéutica: la presencia terapéutica es holística usando el total de los recursos del cuerpo, mente, emociones y espíritu donde la relación enfermera paciente es una relación de persona completa a persona completa. Este nivel de presencia va más allá e incluye los otros dos niveles abarcando los elementos afectivos de intuición y creatividad.

Con todo esto me gustaría que por un momento cerraraís los ojos y siendo honestos respondieraí a: Realmente ¿Permanecemos con nuestros pacientes durante los momentos de necesidad tanto física como psicologíca utilizando la PRESENCIA TERAPÉUTICA?

Bibliografía utilizada:
1. FRISCh. Nursing Theory in holistic nursing practice. In Dossey BM, Keegan L, Guzzeta CE editors. Holistic Nursing: a handbook for practice. 4th edition. Boston (MA): Jones and Bartlett Publishers; 2005)
2. Dossey Bm, Guzzetta CE. Holistic nursing practice. In: Dossey BM, Keegan L, Guzzetta CE, editors. Holistic nursing: a handbook for practice. 4th edition. Boston: Jones and Bartlett Publishers;2005. p.5-37
3. McKivergin M. The nurse as an instrument of healing op cit 12, p.233-54
4. Hardy S, Titchen A, Manley K et al. Re-defining nursing expertise in the United Kingdom. Nurs Sci Q 2006;19(3):260-4