lunes, 7 de marzo de 2011

e-Health en el ojo del "Huracán"

No era mi intención publicar ninguna entrada esta semana de retiro espiritual para acabar mi Tesis Doctoral, pero debido precisamente a este motivo y actualizando mi búsqueda bibliográfica del proyecto de tesis me he encontrado una Revisión Sistemática (Black A et col. The Impact od ehealth on the Quality and Safety of Health Care: a systematic rewiew. Plos Medicine. 2011) (os dejo el artículo) muy buena sobre el tema que el otro día planteó Miguel Ángel Mañez en su blog en la entrada "Neoludismo en el mundo de la e-Health". Bien, esta revisión analiza estudios de investigación publicados sobre los efectos de las tecnologías aplicadas a la salud (historia clínica electrónica, sistemas computerizados de apoyo a la decisión clínica, prescripción electrónica). Esta revisión muestra, como muchas de las afirmaciones que se están haciendo y publicando sobre los beneficios de la e-Health en el paciente se sostienen en evidencias científicas débiles e inconsistentes. Los autores de dicha revisión no encuentran pruebas científicas que apoyen que la informatización de la Historia clínica del paciente aporte beneficios coste- efectividad.
La investigación publicada en torno a la e-Health es muy heterogénea debido también a la naturaleza compleja de las intervenciones. Además en comparación existen más trabajos publicados sobre los procesos de implantación de tecnologías de la salud que en evaluar los efectos de las mismas en resultados de salud del paciente. Por otro lado, reflexionemos sobre los conflictos de intereses que puede haber detrás de la no publicación de estudios sobre e-health con resultados negativos, así el sesgo de publicación está muy presente en la investigación publicada en este ámbito.
Otro elemento criticado en esta revisión es la evidencia existente sobre la utilidad de las e-health, los estudios de evaluación han tendido a centrarse en los beneficios con muy poca atención a los riesgos y costes que rara vez son evaluados. Desde mi punto de vista, y en la situación actual en la que nos encontramos no podemos obviar la SOSTENIBILIDAD del sistema sanitario y del compromiso que como investigadores tenemos en ello.
La evidencia empírica de los efectos positivos de la mayoría de las nuevas tecnologías aplicadas a la salud es a menudo AUSENTE o en el mejor de los casos MODESTA. Si bien, la ausencia de evidencia no es lo mismo que evidencia de ineficacia. Por loque hay, una necesidad urgente de realizar investigación de evaluación antes de invertir grandes sumas de dinero en implantaciones nacionales a gran escala bajo el discurso de mejorar la calidad de la atención y / o seguridad clínica.
La paradoja está servida: mientras aumentan las inversiones en nuestro sistema sanitario en aplicar las e-health en los entornos clínicos todavía los sanitarios no comprendemos cómo ni que tipo de intervenciones sanitarias pueden beneficiarse de dicha implantación.
Es esencial dedidar más esfuerzo a la investigación en evaluación de tecnologías sanitarias y garantizar que la metodología que se aplique tenga un enfoque multidisciplinar para poder abarcar la compleja red de factores que pueden influir en los resultados de las e-Health en la calidad y seguridad de la asistencia sanitaria.
Tenemos la oportunidad de aprender gracias a la implantación en el mundo de grandes proyectos de e-Health, como ha comenzado por ejemplo en el National Health System (Reino Unido) con una inversión de 12,8 billones de libras. Estas y otras iniciativas en otras partes del mundo ofrecen una oportunidad sin precedentes para mejorar la atención de los sistemas de salud y para aprender cómo aplicar la e-Health para producir los efectos que todos esperamos de ellas.
Un saludo a todos.